El viejo Deivi

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.9/5 (10 votes cast)
David Sánchez Juliao

www.davidsanchezjuliao.com (foto de Nelson Cárdenas)

 Invitado: Tulio Ramos.

Volví a ver por estos días, a propósito de su dolorosa muerte, una entrevista televisada en la que David Sánchez Juliao ponderaba la indestructible unión nacional entre caribeños y cachacos (por extensión, todos los colombianos inicialmente no caribes) haciendo énfasis en el argumento práctico de que, si los unos no hubieran contado con los otros, habríamos terminado constituyendo dos países diferentes al que hoy tenemos, aun menos desarrollados, más hambrientos. Ese era el viejo Deivi –para quienes lo conocimos y tratamos a través de su obra-, un hombre preocupado, no por la región a la que pertenecía debido a los azares del destino, sino por la Colombia en la que vivió y murió, la misma que veía desintegrarse y regenerarse diariamente a partir de la problemática social que todavía no superamos y que él pretendía comunicar a lo Tolstoi: desde su aldea loriquera persiguió la universalidad del hombre, su inmanencia, y se atrevió a hacerlo, por ejemplo, hurgando entre la políticamente incómoda marginalidad social del boxeador fracasado y bebedor, nunca amargado en apariencia, aunque con las esperanzas consumidas.

Sí, volví a oír a El Flecha, ahora que el viejo Deivi Sanche Ju-lia-do se ha ido, y comprobé una vez más la legendaria cheveridad del expugilista bacán que reflexiona, entre otras cosas, sobre las razones que lo llevaron al boxeo inicialmente y encuentra que, dadas las circunstancias, no habría podido ser de otra manera, viniendo él de donde venía, de la barriada de “los negros” de Lorica, lugar saturado de una violencia vecinal de la que hasta su propia madre -quien trabajaba entonces lavando la ropa de “los blancos”- también participaba a veces; muy diferente de lo que pasaba en los barrios ricos, donde se aplicaba aquello de que “familia que roba unida, permanece unida” y, es por eso que a éstos no les gustaban las peleas de ninguna clase. Encuentro ahora que las otras explicaciones dadas por El Flecha son así: profundas y divertidas, populares y sabias: Juliao logró hacer una fiesta de la desigualdad social con su sátira bien medida, condimentada, y con tinte regionalista, que buscaba llamar la atención del país entero, empezando por el Caribe ignoto, acerca de la triste realidad de ser pobre en un pueblo pobre de una región pobre de un país pobre ubicado en un subcontinente pobre. Y así, de esto salió un sabroso e inimitable palabreo en el español que entendemos, con esa música, ese sabor que, aunque quisiera, aquí no puedo reproducir, pero que es una convincente burla de la desgracia, y que más o menos disfraza nuestras miserias en medio de la guacherna que todos los días armamos para poder sobrevivir.

Sánchez Juliao nos dejó a los caribeños la tarea de pensar más en nuestra identidad colombiana, y a los colombianos, el recordatorio de que, por fortuna, no somos todos iguales culturalmente, aunque sí podemos intentar serlo en nuestra sociedad. Así como lo dice El Flecha (a quien su mamá –la lavandera de los ricos- “le paga la vagabundería”, o sea, el ron que él se toma con el viejo Deivi en una esquina, mientras le cuenta su vida a éste para que así escriba su libro), no hay que olvidar que, en este país “la literatura sale de los calzoncillos sucios de los blancos”, o sea del mismo lugar de donde viene la mayor parte del destino de esta nación olvidada de Dios en la que la gente se preocupa más por desunir que por reírse de sus mutuas diferencias como si nada.

El viejo Deivi, 4.9 out of 5 based on 10 ratings
avatar

Invitado

En Tertulia Alternativa tenemos un espacio para que nuestros lectores nos envíen sus escritos. Lo único que pedimos es que se amolden a la temática de cualqiuera de nuestras columnas, mantengan la frescura en la forma de escribir y no se empleen insultos contra individuos o grupos. Los invitamos a que nos envíen sus artículos.

3 Comments
  1. Muy decolonial! bacano ver que en muchos puntos del país vemos propulsores que viven para divulgar, reconstruir y hacer sentir “lo propio en lo propio”. Y que vaina!! ¿qué tiene la muerte? ¿qué tiene la muerte que dispara un aire de propaganda, es decir, si este ilustre personaje no hubiera muerto, tertulia alternativa no le hubiera hecho un homenaje en este sitio web y sin eso, para mi si estaría muerto, sin embargo ahora que está muerto, vive. Mejor dicho, así como digo una cosa también digo otra.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  2. Que dolorosa la muerte de David Sanchez pero aún más doloroso el olvido y la ingratitud de los medios que con sorna enunciaron el acontecimiento… ah miserable país este que no valora lo realmente valioso

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  3. SE FUE EL GRANDE CARIBE, EL FORMIDABLE CONVERSADOR DE LORICA PARA EL MUNDO, EL PERSONAJE DE LA SENSIBILIDAD, INTELIGENCIA Y CREATIVIDAD DESBORDANTES Y PERSONALIDAD ARROLLADORA, QUIEN EN CADA SITUACION DE LA VIDA COTIDIANA, VEIA LA OPORTUNIDAD DE HACER Y PRESENTAR EL ARTE DE MANERA TAN HERMOSA, QUE TODAS Y TODOS NOS SINTIERAMOS IDENTIFICADOS CON LOS RELATOS QUE PRESENTABA DE LAS OBSERVACIONES, QUE PARA CUALQUIER MORTAL, PASARIAN INADVERTIDAS, NO PARA EL QUE LAS VEIA Y LEIA, CON TANTA PERTINENCIA QUE NOS SENTIAMOS HACIENDO PARTE DE SUS PINTORESCOS Y DIVERTIDOS Y PROFUNDOS PERSONAJES, QUE NOS TRAINAN HISTORIAS QUE HACIAN RADIOGRAFIAS DEL SER CARIBE Y DEL COLOMBIANO, Y PREGONANDO NUESTRA REALIDAD, NOS INVITAVA A QUE NOS UNIERAMOS EN ESTE UNICO PAIS DE TODOS…MUCHAS GRACIAS VIEJO DEIVI, SE QUE ESTAS CON NOSOTROS, POR LO QUE ESPERAMOS NO DESFRAUDARTE. SABEMOS QUE EL CARIBE ES TU MEJOR PROYECTO, TU PROYECTO FAVORITO,,,VIVA EL CARIBE Y LOS CARIBES…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)

Participa de la tertulia: