Consumismo, ¿felicidad verdadera?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.8/5 (5 votes cast)

Libre albedrío“No es justo que esa niña venga a sufrir a un mundo como este”, fue el comentario que emitió un gran amigo a sus 45 años de edad, haciendo referencia al nacimiento de su primogénita y que me inspiró para escribir este artículo. Variado fue el argumento que ofreció, pero antes que relatar sus apreciaciones, quiero enfocarme en la causa de aquel resentimiento hacia la sociedad humana, porque a ella se refería cuando dijo mundo.

El consumismo fue la causa identificada y se convierte hoy en el tema indicado para abordar en esta época en la que desde un punto de vista razonable y pensando en su futuro, es complicado concebir un hijo; las consecuencias devastadoras que está trayendo a la humanidad el acto inconsciente de consumir son cada día peores y sus efectos atacan lo social, cultural, económico y global. Me voy a tomar dos sesiones para explicar cómo el consumismo manipula la toma de decisiones en las personas y como afecta el equilibrio ecológico.

La primera sesión, la de hoy, ambientará y sensibilizará al lector para que perciba con facilidad la presencia del riesgo. Revisemos algunas definiciones según el diccionario de la RAE:

- Publicidad: divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc.

- Necesidad: impulso irresistible que hace que las causas obren infaliblemente en cierto sentido.

- Recurso natural: conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad y que son valiosos para las sociedades humanas por contribuir a su bienestar y desarrollo de manera directa o indirecta.

- Consumir: utilizar comestibles o bienes para satisfacer necesidades o deseos.

A gran escala, esta es la secuencia usada para influir en la toma final de decisiones de las personas al adquirir y consumir bienes, ya sean tangibles o intangibles. La publicidad, que como información, entra por los ojos y llega al cerebro, crea un impulso que finalmente termina en la acción: compra, consecución, uso, acceso u/y obtención de algún producto. Lo realmente interesante es como al realizar dicha acción de manera desmedida e inconsciente, se perjudica el equilibrio ecológico y social.

En la siguiente sesión, compartiré con ustedes las tres etapas del consumismo y como este brinda una felicidad efímera, partiendo desde sus inicios hace más de medio siglo, pasando por la actualidad y proyectando sus consecuencias hacia el futuro.

Consumismo, ¿felicidad verdadera?, 4.8 out of 5 based on 5 ratings
avatar

Mauricio Velásquez

La función del ser humano es vivir, no existir. No voy a gastar mis días tratando de prolongarlos, voy a aprovechar mi tiempo. Jack London.

Participa de la tertulia: