Un mes como papá

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (13 votes cast)

Un mes como papáDebido a que el papá de mis sobrinos es, como lo dirían los personajes de South Park, “la mierda más grande del universo”, tuve que ayudar a mi hermana y hospedarla en mi apartamento junto con mi sobrina de 6 años y mi sobrino de 4 (recién cumplidos la semana pasada). Quiero compartir con ustedes esta experiencia tan linda que justo hoy cumple un mes.

1. El primer día fue una muestra de esa vida caóticamente fantástica (o algo así) de la que habla un comercial de pañales. Tuve que cargar 4 maletas hasta el sexto piso por las escaleras (el ascensor se había dañado un par de días antes); tenga en cuenta que soy un flaco enclenque, fumador, que trabaja desde su casa y nunca hace deporte. Al rato mi eternamente enfermo sobrinito decidió que mientras estaba acostado viendo televisión, lo mejor que podía hacer era vomitar un paqute de Chitos y un juego que se había comido hacía 10 minutos: el desastre le empapó toda la cara, la ropa y, por supuesto, mi amada cama. En la universidad me tocó ayudar a un amigo que hizo lo mismo después de una barra libre de cervezas y posteriormente con otro que no sólo vomitó sino que al mismo tiempo le fallaron los intestinos, así que hacerlo con sangre de mi sangre no fue tan caótico o traumático.

2. Mi apartamento es pequeño pero con las comodidades necesarias para un soltero. Pero dadas las circunstancias, cambié mi trajinada pero confortable cama por un sofá-cama que es tan cómodo como tener una piña en el sobaco: sus diseñadores tuvieron la idea de atravesar una tabla de madera de modo que, sin importar la posición que uno adopte, cada vértebra de la columna sufre desviaciones milimétricamente peligrosas después de cada dormida. En las noches que mi sobrinita insiste en dormir conmigo el dolor se vuelve imperceptible gracias a sus ronquidos.

3. Evito a toda costa madrugar, incluso para cuestiones laborales. Pero es inevitable despertarme todos los días a las 5 am cuando mis sobrinitos se están arreglando para ir al colegio. Aunque lo realmente jodido es cuando me toca recogerlos: 40 minutos en bus (la plata no me alcanza para coger taxi) a la ida, otros 40 de regreso y siempre con el estrés de estar con dos infantes cargados hasta los dientes de libros, cuadernos y loncheras. Y es inevitable sentir las miradas de pesar, sobre todo de las señoras: me sonríen como pensando: “Ayyy, ese muchachito tan joven y se dañó la vida con dos criaturitas”. Si tanto les preocupa mi situación, díganmelo y llévenselos (así sea a uno)… yo veré que excusa le invento a mi hermana cuando llegue a la casa.

4. Intento ser muy responsable en el trabajo, pero a veces me da pereza. Soy feliz escribiendo y aun así a veces me da pereza. Así que no es extraño que por mucho que adore a mi sobrinita, me dé pereza ayudarle con las tareas. Carezco de la paciencia necesaria para enseñar y resolver dudas y termino diciéndole: “si, muñeca, así está perfecto 3 + 3 es 5, te felicito”. Mi sobrinito es el polo opuesto y se pone bravo cuando se le acaban las tareas; lo que no entiendo es cómo no se aburre después de 4 meses haciendo planas del número 1 en diferentes formatos.

5. Adoro ver televisión y cuento con todo lo necesario (paquete completo de canales, decodificador con grabación, suscripción a Blockbuster y a Netflix) para tener siempre algo que ver. La única falla en todo este esquema es que, como vivo sólo, pues sólo tengo un televisor. En vez de Spartacus por Movie City veo Dino Dan por Discovery Kids y he tenido que acostumbrarme a las mariconerías de Grachi (auque confieso que no me pierdo un capítulo) en Disney Channel, Lazy Town y unos tipos de 30 años a los que no les da vergüenza llamarse Los imaginadores.

6. Me aburrí del “¿y por qué?” constante de mi sobrinito y sospecho que sólo lo hace por mamarme gallo y sacarme la piedra (tengo la certeza de que detrás de esos ojitos tiernos y esa sonrisita cautivadora se esconde una fuerza maligna). Lo mismo me pasó con mi hermanita (sé que mis amigos están pensando con gestos y ademanes lascivos: “¿hermanita?, ¡yo le hago la vuelta!”) pero no quiero hacerles a mis sobrinos el mismo mal que le hice a ella: inventarme cualquier respuesta con tal de quitármela de encima. Y si se trata de preguntar, mi sobrinita heredó el afán comunicativo de su mamá (mejor dicho, es chismosa) y se pone brava cuándo me pregunta para dónde voy, qué voy a hacer, con quién me voy a ver y yo no le respondo.

7. Cuando se portan mal, me toca castigarlos quitándoles los videojuegos o la televisión. Pero entonces termino siendo el ogro de la película (sí, sé que lo soy y en todos los aspectos) y además también me veo perjudicado porque me toca dejar todo apagado.

8. Gracias a las traducciones de los programas infantiles, los niños de ahora usan palabras que, aunque correctas, ningún adulto las emplea. Es chistoso oírlos decir “tío, ¿me dejas jugar Discovery Kids en la COMPUTADORA?”, “tío, ¿viste cómo Ben 10 LANZÓ al malo y a sus SECUACES POR LOS AIRES?”, “estoy ENOJADO” o “No me borres ese EPISODIO de Grachi, por fis”.

9. Como es tan consentido, mi sobrino no es capaz de quitarse sólo las camisas y cuando lo hace se desespera y llora porque se le enreda en la cabezota y supongo que la sensación de ahogo y encierro le parecerá maluca. Pero lo peor es que cuando hace popó todavía necesitan que lo limpie. El problema es que sólo tres personas en el mundo están dispuestas a hacerlo y yo no soy una de ellas. Así que cuando le dan ganas, el pobre me pregunta si la mamá o la tía ya están por llegar al apartamento. En esos casos lo pongo a jugar Wii para que quede cansado, le de sueño y así se le embolate la necesidad.

10. También creo que mi sobrino tiene problemas mentales severos o está endemoniado. En mi afán de recordarle sus orígenes costeños, le pregunté: “Santi [no soy tan ridículo como un amigo que le dice Tiago a su hijo Santiago con la esperanza de que sea el próximo Tiago Mota], ¿tú de dónde eres?”. No dijo que era de Barranquilla, tampoco de Bogotá. Me respondió: “del espacio, tío”. El pobre insiste en que él vino en un cohete con un amigo robot al que llama Chun pero no puede volver ni Chun puede venir al rescate porque hubo un accidente y se quedaron sin gasolina. A veces Chun está muerto y a veces Chun viene de visita. A veces mi sobrino dice que no es humano sino robot y en una ocasión bastante aterradora me dijo “Tío, quien te está hablando es Chun, no Santiago. Mis sistemas internos están fallando” y a los 2 minutos me dijo “Tío, ahora sí soy yo. Chun ya se fue”. Estuve a punto de llevarlo de urgencia… pero a la iglesia cristiana que queda diagonal a mi casa.

Antes creía que podría ser un buen padre, después de lo vivido hasta ahora (y de lo que falta) estoy seguro que sería el peor. Como lo hago con mis sobrinos, estaría dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para que no les falte nada a mis hijos. [NOTA. Cuando escribí por primera vez la frase anterior noté que en vez de usar el condicional “daría”, “llevaría” o “escatimaría” escribí “daré”, “llevaré” y “escatimaré”. ¿Me traicionó el subconsciente?]. Pero me da miedo equivocarme en la crianza que les pueda dar por muy buenas que sean mis intenciones. No saber qué decirles, qué enseñarles, cómo regañarlos o cómo hablarles me preocupa. Pero más me aterra hacer todo lo anterior de forma equivocada creyendo que lo hago de la manera correcta. Puede que parte de la vida sea cometer errores, pero prefiero cometerlos conmigo y no con unos pobres “inocentes”. También creo que se requiere mucha paciencia y dedicación para tener hijos, sobre todo cuando están tan chiquitos como mis sobrinos, y yo he demostrado que carezco de ambas cualidades.

Puede que mis puntos puedan parecerle poco importantes o estúpidos (un saludo a las novias de mis amigos para las cuales todo lo que yo digo, no digo, hago, no hago, pienso o no pienso entra en la categoría de la estupidez más grande del universo) pero son relevantes para mí y con eso me basta. No me malinterpreten: si tuviera que volver a acogerlos, lo haría sin pensarlo. Pero no me siento preparado para perder la libertad que me da estar soltero (tengo novia, pero legalmente eso no es un estado civil), vivir sólo y hacer lo que yo quiera cuando yo quiera. Y tal vez sea cierto aquello de “es diferente cuando los niños son de uno” y tal vez algún día me tragaré mis palabras (sería complicado sobre todo si alguien imprimiera todos mis artículos donde reniego de los hijos y me los hiciera comer) pero creo que por ahora prefiero seguir siendo el tío chévere.

NOTA. Así como hacen en los noticieros, debo aclarar que la foto fue publicada con mi permiso, actuando en calidad de “papá encargado” de mis sobrinos, ya que ellos no tienen uno (bueno, sí tienen pero es tan útil como un Blackberry sin plan de datos).

Santiago cantando y diciendo los colores en inglés

Santiago bailando Beat it de Michael Jackson y rascándose el jopito

Un mes como papá, 5.0 out of 5 based on 13 ratings
avatar

Efraín Villanueva

Escritor y Especialista en Creación Narrativa de la Universidad Central de Bogotá, donde además fue finalista del Concurso "Narrativas y Creación". Ha participado en el Laboratorio de Creación Literaria de la Fundación Fahrenheit (2012) y en el Taller de Escritura Creativa del Colegio Gimnasio Moderno (2012). Se desempeña también como bloguero oficial del periódico El Heraldo de Barranquilla. Ha dictado cursos de Escritura Creativa en el Centro Artístico Compaz (2012) y de Cuento en Librería Casa Tomada (2013, 2014).

16 Comments
  1. Excelente Efra!!!! Aunq no lo creas … En mi concepto no lo estas haciendo tan mal… En cuanto a si el subconciente te traiciono??? Claramente creo q SI

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  2. Siempre he pensado que detrás de todas las babosadas que aveces llegas a decir u opinar tienes un corazón muy grande!
    Besitos tio chévere!

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +2 (from 2 votes)
  3. Hola Efraín, qué bueno saludarte. Hace poco empecé a leer los blogs publicados en El Heraldo, y realmente me han gustado muchísimo, los tuyos están llenos de picardía y honestidad (se nota que son salidos del corazón). Te cuento que soy docente de Lenguaje de secundaria de un excelente colegio de la ciudad, y leer tus escritos me ha hecho pensar en lo bueno que sería llevarlos al aula, y es que me encanta llevarles cosas nuevas que las pongan a pensar, con el fin de que argumenten y propongan, porque te cuento que estamos muy escasos de esas dos “competencias” jajaja, hablándote en términos educativos y tal…No sé qué opinas de lo que te comento, obviamente ellas ingresarían a tu blog y con base en la lectura de algunos textos previamente seleccionados haríamos distintas actividades. Agradezco tu respuesta al respecto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
    • Danny, me complace mucho que le guste mi columna y mucho más que esté pensando en usarla en sus clases; espero que le sirvan y le recuerdo que aquí en Tertulia tenemos otros temas que tal vez también puedan serle útiles. No sé si necesita que le ayude de alguna forma… me cuenta.

      Cuando estaba en el colegio recuerdo que los debates en clase eran entretenidos sólo cuando se trataba de temas o no tan serios o con los que nos podíamos identificar de alguna forma. Pero cuando llegábamos a clase de Castellano y el profesor intentaba que hiciéramos lo mismo de forma escrita, la apatía era evidente. Yo como, algo ñoño, era feliz escribiendo ensayos y en una ocasión hasta una historia (y la biografía de su “autor”) inventé para un amigo (Q.E.P.D.) que no leyó el libro del mes… jajaja.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  4. ¡Ay! pues gracias por tu apoyo, de hecho sería muy bueno que cuando las “pelaas” se familiaricen con tus escritos hasta puedas ir a visitarnos al cole, tú dices algo muy cierto, la apatía al texto escrito es enorme, lo que quiero es precisamente motivarlas a que se lleguen a expresarse más de esa forma. Estoy segura de que nos ayudarás montones. Entonces, ¿Qué me dices cuento con eso? De alguna forma nos estaremos comunicando ¿te parece?

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: +1 (from 1 vote)
  5. Acabo de leer este artículo, Efraín, gracias por aclararme, pensé que habías sido papá…Bueno, quizá en este momento te sientas así y es bueno ser tan responsable al respecto, que lo asumes y aclaras con toda franqueza . Quizá con el tiempo cambies de parecer y si no lo haces, tampoco es el fin del mundo. No todos nacimos para ser padres o madres, y es bien chévere que alguien lo acepte y lo diga con tanta naturalidad y rsponsabilidad. Buena por esa!!!
    Desde Caracas te seguiré leyendo, eres maravilloso y te auguro un montón de exitos a futuro. Como te dije aquella vez, quizá más adelanrte te dediques incluso a escribir las novelas que pasan por los canales de allá, que aun siendo muy buenas, las que se refieren a temática costeña son de una pobreza temática que dá grima.
    Recibe un abrazo colombo-venezolano, Cecilia

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Bueno, Cecilia, muchas gracias por tus comentarios de apoyo y por tus buenos deseos!!! Y sí, vamos a ver qué pasa con el tiempo. Yo tengo claro que a mis cortos 29 añitos no quiero descendencia, pero quien sabe en el futuro si cambie de parecer. Gracias nuevamente!

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)
  6. Jajajajaja, esta muy bueno y los demas tambien , no sabia que tenias esas cualidades de escritor te felicito, en cuanto a lo de que solo existen 3 personas en el mundo dispuestas a limpiar a tus sobrinos te equivocas somos 4 porque yò muchas veces lo e hecho y lo volveria a hacer las que sean necesarias porque los amo como si fueran mis hijos, y si el trabajo de ser papas es duro y pocas personas nos tomamos el trabajo en serio. Saludos a Gise y los niños, diles que espero verlos pronto.

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
  7. EFRAÍN VILLANUEVA, estoy totalmente convencido que serás el mejor papá del mundo, dado que eso de ser papá o padre o madre o padres, no se enseña ni aprende en ninguna parte, solo se es padre o madre y se aprende en la práctica, necesitándose únicamente una alta dosis de sensibilidad, y tu esa sensibilidad si que la tienes por montones, por lo que le digo, anímese compa que se que sacará altísimas notas y pasará la materia con “SUPERIOR”. En cuanto a los niños en la actualidad, claro que van a millón, recuerde que son de la era digital, ya que desde antes de nacer reciben tanta información, que cuando nacen, el esfuerzo es mínimo, y tratar de entenderlos o ir a la par de ellos, eso si que no lo aguanta nadie, únicamente ellos. Asi que mi querido amigo, gócese sus sobrinos mientras pueda, ya que llegará el momento que usted quiere estar con ellos, y ellos no, y eso si que duele, por lo que debe agradecerle a su cuñado por tan buena y linda oportunidad de ser papá, la mejor profesión del mundo, enviándote, en este orden de ideas, un pensamiento de DEL ILUSTRADO JEAN JACQUES ROUSSEAU : “LA INFANCIA TIENE SUS PROPIAS MANERAS DE VER, PENSAR Y SENTIR; NADA HAY MÁS INSENSATO QUE PRETENDER SUSTITUIRLAS POR LAS NUESTRAS”. Y en esta sintonía le digo mi querido EFRAÍN, que intente entender a los sobrinos, ya que ellos actuan como la naturaleza de su edad les dice, que estan tan sabia, LA ÚNICA SABIA, QUE NI LO ENTENDEMOS, YA QUE SOLO LO ENTIENDEN LAS NOBLES ALMAS QUE SON UNAS CUANTAS ENTRE LAS CUANTAS…y nosotros los adultos tan razonales e insesibles que ni vivimos ni dejamos vivir…DESDE SINCELEJO, SU AMIGO SEGUNDO SALAS BERRIO…

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
    • Segundo, muchísimas gracias por esas palabras. Yo intento gozarme a mis sobrinos lo más que puedo, tal como usted dice, pero por lo general son ellos los que me gozan a mí. Y aunque tal vez pudiera llegar a ser un buen padre, creo prefiero seguir siendo el tío chévere. Un saludo.

      VN:F [1.9.22_1171]
      Rating: 0 (from 0 votes)

Participa de la tertulia: