Doctor, ¿seré marica?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.9/5 (11 votes cast)

Del 1 al 10El post de hoy surgió a partir de un programa de TV de sexología en donde un televidente envío un correo electrónico contando lo siguiente:

“Doctor, en la fiesta de año nuevo de la empresa, después de tomarnos unos tragos, unos compañeros y yo decidimos ir a un prostíbulo donde, ya estando bien borracho, contraté a una chica que resultó ser un hombre. Doctor, pero como yo estaba bastante tomado… caí en la tentación. Al día siguiente, algo traumatizado, decidí volver al prostíbulo para aclarar las cosas. Y doctor, imagínese que… volví a caer. Doctor, tengo una pregunta, ¿seré marica?”

“Efectivamente, señor televidente”, contesto el anfitrión, “usted es homosexual”. Pensando en lo anterior, he decidido darles a mis amigos algunos tips que los pueden ayudar a identificar si son homosexuales. Y no, no tengo nada en contra de los maricas. Y no, esto no está basado en ningún tipo de ciencia. Y no, tampoco lo digo por mi propia experiencia. Vivir 11 años en Chapinero me ha ayudado a desarrollar mi sentido arácnido al respecto.

  1. Si durante la rumba se pone a bailar en medio de la pista y su movimiento de cadera se asemeja al de una garota en pleno Carnaval de Rio, usted probablemente tenga algo de mariquita. Esto aplica también si ha gritado: “Bueno, hagamos el trencito… Pablo, dale, ponte detrás de mí”.
  2. Así como una mujer puede decir, sin problema, que otra mujer es bonita o tiene buen cuerpo opino que uno como hombre puede hacer lo mismo sin hacer mella en su hombría. Pero si usted llega a afirmar, con cara lasciva, que es incapaz de decir si un hombre es bonito pero que “eso sí, pregúntenme si un man tiene buen cuerpo, que de eso si sé”, existe una alta probabilidad de que usted esté muy cerca de cambiar un buen par de tetas por un arrugado par de huevas.
  3. Si usted descubrió recientemente que las películas eróticas y sugestivas de Cinemax pasaron a un plano “hardcore”, disfrútelo como un hombre disfruta el buen porno. Pero no llegue donde sus amigos y les diga emocionado: “¿si vieron que ahora hay porno porno en Cinemax? Hasta muestran pipís y todo”. ¡No pele el cobre!
  4. Si no ha tenido novia o sexo (con una mujer) en más de un año pero tiene un millón de amigos, mucha suerte reuniendo ese “coro de pajaritos”.
  5. Si, al contrario, usted suele tener sexo con alta frecuencia pero en el fondo se siente incomodo y hasta asqueado cada vez que toca a una mujer, pregúntele a algún amigo si es que las niñas con las que está saliendo son horribles o de cuerpos desastrosos, tal vez ese sea el problema. Si no es así pídale al experto en cuerpos de hombres, arriba mencionado, que le presente a alguien.
  6. Si usted compra yines Diesel porque los Levi’s “lo hacen ver caderón”, aproveche y cómprese también un neceser, lo va a necesitar para guardar todo el maquillaje que empezará a usar de noche.
  7. Si usted ve Glee pero no porque le parezca chistoso o por ver a las porristas sino por esperar el momento justo en que el homosexual del grupo ofrece su consejo de maquillaje/vestuario del capítulo, revise los cupones de descuento del directorio, de pronto encuentra alguna promoción para una academia de ballet.
  8. ¿Cuida su apariencia física en exceso? ¿Está siempre pendiente de estar bien peluqueado? ¿Se aplica tratamientos faciales y capilares cada quince días? ¿Ha considerado hacerse depilación laser en la cara? ¿Se preocupa excesivamente porque cada prenda y accesorio de su vestimenta combinen a la perfección? Ojo pelao, bebé… la línea entre un homosexual y un metrosexual es bastante delgada.
  9. Todos hemos mamado gallo y recibido bromas de índole homosexual: “Ayyy, velo ve, tan linda la nena con camisa y corbata rosada”.  Pero si usted se pone bravo y/o nervioso cuando se las gastan y se supone que ya pasó la edad del tibiritabara (esa etapa en que la revolución de las hormonas pueden empujar a un hombre por el camino del bien o del mal) le recomiendo pensarlo muy bien antes de decidir casarse o tener hijos (por lo menos con una mujer).
  10. Y finalmente la prueba obvia. Si a usted le ha pasado una situación similar a la de nuestro amigo televidente o simplemente ha tenido o desea tener relaciones sexuales con otro hombre, entonces sí, amigo lector, usted es marica.

Si alguna vez ha tenido dudas de su hombría, utilice los tips anteriores. De pronto le pueden ayudar a descubrirse. Y si el miedo es salir del closet y revelarse ante la sociedad, recuerde que vivimos en un mundo cada vez más abierto y tolerante. Los gringos eligieron a un negro como presidente, en Bogotá eligieron a un lustrabotas como concejal, cualquiera tiene la libertad de escribir en Internet lo que se le dé la gana e incluso hay gente que decide leerlo y así podría seguir dando muchos más ejemplos de tolerancia. Así que anímese, no viva una vida engañándose pretendiendo ser lo que no es. Como decían en Seinfeld “no hay nada de malo en ser homosexual”.

Doctor, ¿seré marica?, 4.9 out of 5 based on 11 ratings
avatar

Efraín Villanueva

Escritor y Especialista en Creación Narrativa de la Universidad Central de Bogotá, donde además fue finalista del Concurso "Narrativas y Creación". Ha participado en el Laboratorio de Creación Literaria de la Fundación Fahrenheit (2012) y en el Taller de Escritura Creativa del Colegio Gimnasio Moderno (2012). Se desempeña también como bloguero oficial del periódico El Heraldo de Barranquilla. Ha dictado cursos de Escritura Creativa en el Centro Artístico Compaz (2012) y de Cuento en Librería Casa Tomada (2013, 2014).

Participa de la tertulia: